viernes, 31 de enero de 2014

De los nuevos Generales de (la) división

Las buenas conciencias
Adolfo Flores Fragoso
Pocos días han pasado desde que tuve la oportunidad de convivir con un grupo de estudiantes de la Universidad de Nueva York.

Hablamos de reformas migratorias tanto en México como en Estados Unidos, y partí del antecedente histórico impuesto por Antonio López de Santa Ana en su Ley Provisional de Colonización (1875), y la Ley de Inmigración (1908) en la que Porfirio Díaz propuso “el mejoramiento racial de la población mexicana”.

Llegamos a la conclusión de que toda ley de esta naturaleza siempre tiende a ser excluyente y con rígidos fines de despoblamiento y repoblamiento, como en este momento lo es el Proyecto de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización del Sistema de Inmigración de los Estados Unidos.

Entramos, pues, a una dinámica de comparar visiones extremas sobre este tema y las consecuencias actuales en cada uno de nuestros países: Gilberto Loyo (poblacionista mexicano educado en la escuela demográfica italiana en los años 30 del siglo pasado) versus Robert D. Kaplan (periodista estadunidense quien a finales del siglo XX dio cuenta del futuro de las fragmentaciones sociales y poblacionales en su país).

Confieso que mis conclusiones llegaron días después de este rico encuentro con estos pasantes de la maestría en Salud Pública.

(Abro paréntesis. Meses atrás, en una charla con mi estudiosa amiga Lydia Valencia —también neoyorkina— me advirtió: “los políticos juegan con los vacíos de poder”).

Y bien, el asunto es tan simple como complejo: vivimos una nueva etapa de políticas públicas —en caso de haberlas formalmente— que en su enfoque “social”, así como de poblamiento y repoblamiento, generan la fragmentación de las diferentes comunidades que conviven tanto en los espacios urbanos como rurales, a la vez que fomentan la división social a partir de una selectividad económica y racial, y de confrontación (silenciosa y silenciada) a partir de propiciar vacios de poder (social).

No más.

Analice lo que pasa en Estados Unidos. Analice lo que pasa en nuestro país. Analice lo que está sucediendo en este momento en Puebla.

Gobernar propiciando los vacíos de poder…

¡Ay, Lydia! Apenas lo acabo de entender.


Facebook: /adolfofloresfragoso